Por: Oscar Pardo Martí

Cuatro nobles razones para emprender un viaje iniciático desde el siglo IX. El Camino de Santiago, es el itinerario que ha simbolizado una transformación en la vida del ser humano. El propio hecho de vivirlo, supone un viaje en sí mismo; un trayecto, que hay que recorrer entre un punto de salida que es el mismo nacimiento, y un punto de llegada… la muerte. Pero en nuestro personal Camino de Santiago uno se muere en sentido figurado…que nadie se alarme.

Por toda Europa existen una serie de recorridos cuya meta final es la santa ciudad de Santiago de Compostela. Se considera a esta población cuna de la cristiandad y lugar al que cada año llegan millones de personas procedentes de todo el mundo para iniciar un viaje de espiritualidad y aventura. Su centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y sus antiguas calles regalan al peregrino un inagotable escenario de arte y monumentos, espectacular gastronomía e incesante agenda cultural. Según la ruta escogida encontrarás: playas, bosques mágicos, curiosas tradiciones, pueblos con encanto y hermosos paisajes donde seguro desearás volver.

Antes de partir, te recomendamos tener en cuenta que deberás cargar con una mochila equipada con lo estrictamente necesario -se aconseja no supere los 10 kg- de lo contrario, supondrá realizar un camino con dolores de espalda y agotamiento prematuro, piensa que, en el mejor de los casos, “sólo” recorrerás los 100 Km a pie o a caballo, o los 200 Km en bicicleta ,esta distancia es necesario transitarla para obtener la Compostela de peregrino oficial pero aun así, son muchos kilómetros a pie. El Vaticano otorga el certificado tradicional de la peregrinación, la conocida “Compostela” mostrando, en las oficinas de la Catedral de Santiago tu credencial de peregrino. Para obtener este documento cada albergue en el que te hospedaste debe imprimir su sello con la fecha y ubicación correspondiente. Así demuestras que no llegaste a Santiago en taxi y con una cruda de espanto, pero te advierto: si se apodera de ti la tentación de falsificar la credencial, la maldición del Apóstol Santiago caerá como una sombra y te saldrán verrugas en la nariz.

 

e718364d0888cb12f5ebbde11a67dabd

Típico peregrino que consagra su vida al Camino. Es una loable profesión digna de respeto y si te cruzas con uno aprenderás muchas cosas platicando con él, pero, por favor, no se te ocurra disfrazarte así para caminar y mucho menos calzarte unos huaraches como esos.

ESPIRITUALIDAD

El Camino de Santiago es también un camino hacia el interior, la reflexión y la unión con el yo espiritual, serán una constante a lo largo de todo el peregrinaje.

FRATERNIDAD

Tus amigos en las redes sociales se multiplicarán. Harás docenas de cuates y de volada te sentirás en comunión con la humanidad. Súper buena onda.

PUEBLOS DE ESPAÑA

Podrás visitar preciosos pueblos y ciudades, una explosión de arquitectura y paisajes que te cautivarán. Agotarás la batería de tu cámara con rapidez.

GASTRONOMÍA

Prueba el Pulpo a Feira, el caldo gallego, los vinos de Albariño y el aguardiente de Orujo, de esta última bebida te aconsejo no traspasar los límites de la prudencia.