Al pie de la Sierra Madre Oriental, en la región sur central del estado de Coahuila, se encuentra el fértil Valle de Parras, región que alberga los viñedos y bodega de Casa Madero, la Vinícola más Antigua de América desde 1597.

Fundada por Don Lorenzo García el 19 de Agosto de 1597, quien obtiene una Merced autorizada por el Rey Felipe II con el expreso propósito de plantar viñas para producir vino y brandy, dando así formal nacimiento a la Hacienda de San Lorenzo.

Finalmente en 1893, después de haber pasado por numerosos propietarios, Don Evaristo Madero, patriarca de la familia Madero y abuelo del presidente Francisco I. Madero, adquiere la Hacienda de San Lorenzo. Moderniza las instalaciones, compra Alambiques Charentaises, y entrena en Europa a sus hijos y nietas en el cultivo de la vid y elaboración de vinos y brandies. A partir de este año se da el formal nacimiento de lo que conocemos hoy como Casa Madero.

Bienvenido a Parras

En el Valle de Parras los inviernos son fríos y bien definidos, con temperaturas que oscilan entre -2ºC por la noche y hasta 15ºC durante el día. Los veranos son soleados y con variaciones térmicas por el día de 25 a 30ºC y por la noche de 18 a 20ºC. Esta constancia en temperaturas permite que la maduración de la vid sea paulatina y completa.

Las bodegas de Casa Madero y la Hacienda Casa Grande se encuentran ubicadas a 8 kilómetros al norte de la ciudad de Parras, a 210 kilómetros al oeste de Monterrey y a 140 kilómetros al este de Torreón. La pintoresca ciudad de Parras conserva su arquitectura colonial y es uno de los 25 “Pueblos Mágicos” de México.

casa grande_89_195

Hda SL

Visita la Hacienda San Lorenzo

Descubre el hogar de Casa Madero, la Hacienda San Lorenzo, nombrada así por su fundador, don Lorenzo García; quien a finales del siglo XVI vio las bondades que ofrecía el Valle de Parras. Dentro de la hacienda se encuentra la Casa Grande; casco de la hacienda.

Con instalaciones dispuestas para la estancia y el hospedaje de visitantes, la Casa Grande es el lugar perfecto donde degustar con calma los reconocidos vinos de Casa Madero. Recorrer la hacienda es caminar descubriendo la historia de la bodega más antigua del Continente Americano.

En la hacienda es posible apreciar la arquitectura, cuyo estilo clásico del norte de México, nos descubre el trabajo duro que día con día busca obtener los mejores frutos del esfuerzo.

El visitante podrá conocer la bodega, espacio donde nacen los vinos; también descubrirá la belleza del entorno, con fuentes, jardines y rincones que han sido rediseñados estéticamente , para brindar una atmósfera de armonía natural.

 

Casa Madero se mantiene como una empresa familiar a cargo de la quinta generación de la familia Madero, quienes trabajan constantemente para estar a la vanguardia en técnicas de viñedo y procesos de vinificación, con el objetivo de elaborar vinos mexicanos de gran calidad, logrando con ello ser una de las marcas líderes y la bodega mexicana con el mayor número de reconocimientos internacionales en el mercado vinícola.

 

El paraíso en La Bodega

Después de una buena cosecha, el lugar donde los expertos enólogos de Casa Madero crean la magia de sus vinos, es la bodega.

Al ser el vino un producto natural, es necesario tener una atmósfera adecuada. En las bodegas se brinda una temperatura, humedad e iluminación totalmente controladas, para así proteger los vinos de los factores externos, como pueden ser la fluctuación del calor o de la luz.

Los vinos reposan y se desarrollan en barricas de roble americano, francés y de Europa del Este.

En 2010, se obtiene la Certificación ISO9001:2008 en la fabricación de vinos y bebidas destiladas, logrando ser la primera vitivinícola en México en adquirir certificación total en sus procesos en viñedo y bodega.

En 2014 es el primer Vino Mexicano en portar el Distintivo Nacional Orgánico y recibir su segunda certificación ahora bajo la Norma LOOAA emitida por SAGARPA.