Por: Juan Alberto Caraballo G.

 

Si bien lo más adecuado al momento de hablar del acto que en 1810 inicia la Independencia mexicana sería honrarlo, este texto tiene como fin reseñar los lugares más “padres” para celebrar las fiestas del 16 de septiembre.Tal vez si Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende y Juan Aldama vivieran, celebrarían de manera más solemne este hecho histórico, pero el mexicano contemporáneo encuentra en este día prácticamente su única oportunidad anual –conjuntamente con la Navidad y el Año Nuevo– de olvidarse de todo y disfrutar.

 

GRITANDO POR MÉXICO
Siendo conscientes de que México es uno de los países más hermosos del mundo, casi cualquier lugar es idóneo para dar El Grito; sin embargo, pudiesen enumerarse algunos de los más atractivos.

Ese hermoso y único color dorado que tienen las tardes en el estado de Guanajuato, puede verse con mayor intensidad viajando entre la ciudad de Guanajuato y de San Miguel Allende. Ambas, poseedoras del reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, cuentan con suficientes atractivos para hacer de El Grito un momento único, aunado a lo simbólico que resulta celebrar la Independencia mexicana en el lugar de los hechos, pues basta recordar la batalla de Guanajuato el 26 de noviembre de 1810.

No se quedan atrás Guadalajara y la Ciudad de México. En la capital tapatía, colmada de hermosas plazas como la de Armas, El Grito puede ser dado no sólo ante la intimidante monumentalidad de su Catedral de estilo híbrido con dominancias góticas, sino que seguro no faltarán los tradicionales mariachis y unos gratificantes tragos de tequila.

Tanto en Guadalajara como en la Ciudad de México, dado su carácter de importantes metrópolis, las opciones pueden llevarnos a un buen restaurant o bar, como los que en DF abundan en La Condesa, La Roma o Polanco. Aunque, por supuesto, la capital mexicana cuenta con opciones más tradicionales para celebrar tal ocasión, como cualquiera de las tantas cantinas del Centro Histórico, o, incluso, la Plaza Garibaldi, donde El Grito se da cantando al ritmo de los mariachis.

México presume además una gran cantidad de paradisíacas playas tanto en el Pacífico como en el Caribe, las que brindan desde una opción más relax, como Sayulita al sur del estado de Nayarit, hasta algo más comercial y colmado de oportunidades para divertirse, como Cancún y Playa del Carmen.

 

El Grito es de esas tradiciones que sobrepasan su categoría. Se trata de uno de los días más esperados del año: 16 de septiembre. Una ocasión en la que los mexicanos disfrutan en familia, entre amigos, viajan, se toman un descanso o sencillamente se dejan llevar por la energía de una celebración en el que un país es estremecido por la algarabía de su gente. 

 

7997386330_7e2c855e33

LET’S SCREAM
Tal como se señaló al inicio de estas líneas, es una labor casi insolente reducir a cinco, seis o siete las opciones que brinda México cuando se quiere vivir un Grito memorable. Sin embargo, es posible que algunos encuentren en otras latitudes el lugar idónea para celebrar el proceso independentista mexicano.

Conformando un grupo poblacional de los más significativos de su comunidad Hispana, los mexicanos en Estados Unidos se han ido acomodando en ciudades cercanas a la frontera, como Los Ángeles, y varias en Texas, entre ellas San Antonio, Austin y Houston; por lo que éstas son en sí mismas algunas de las mejores locaciones para dar El Grito en el país vecino, donde sin lugar a dudas nos toparemos con algún restaurante mexicano para comer y disfrutar como en casa; pero, en caso contrario, no hay nada que no se pueda solucionar en alguno de los muchos comercios del River Walk de San Antonio, o en la musical y siempre animada calle 6 de Austin.

Pero si son muchas las ganas de experimentar un Grito como nunca antes, el famoso Strip de Las Vegas –oficialmente llamado Las Vegas Boulevar– son cinco kilómetros de pura diversión.

Otras envidiables opciones son Miami y Nueva York. La primera, capital de Latinoamérica en Estados Unidos, te regalará un grito muy tropical y colmado de diversión en las estimulantes calles de South Beach, donde si algo sobra son las opciones para pasársela bien y a la medida de todos, bien sea con una deliciosa cena o con una noche de antro que nos lleve a terminar sobre la arena disfrutando del amanecer.

Finalmente un must de siempre: Nueva York. Desde Calexico en Brooklyn, hasta otros varios restaurantes que se ubican en Manhattan, como Maya, Crema o Pampano, Nueva York es la mejor locación que se puede tener para celebrar a México o para cualquier otra cosa.

Los más novedosos y de mayor presupuesto, pueden considerar también disfrutar de un fresco y suave septiembre parisino, donde el día 16 se vive con intensidad en el famoso Quartier Latin (Barrio Latino) –que debe su nombre más a su pasado medieval que por albergar a Latinos–, cuya vida nocturna catalizada por el ferviente ánimo de los estudiantes, turistas y paseantes, seguro nos hará vivir unas fiestas patrias donde El Grito vendrá acompañado por un sentido Vive le Mexique!