Los 10 verbos que transforman tu vida

Por: Vero Marcos

 

Vivimos en un mundo en el que siempre andamos a las carreras y no nos detenemos a pensar cautelosamente si comulgamos o no con nuestras acciones. Debido a esta forma de vivir tan abrupta lo ideal es sentarte, reflexionar y pensar en que verbos son los que nos deberían de acompañar    en nuestro andar.

1.- AGRADECE

Está comprobado científicamente que el llevar un diario en el que agradezcas tres cosas al día hará que tu estado de ánimo cambie en automático. Un ejemplo, puede ser el simple hecho de dar gracias por tener techo y sábanas limpias, lo cual implica que también tienes agua, luz y gas…

Agradecer las cosas que damos por un hecho evita la queja y nos recuerda lo afortunados que somos.

 

2.- LEVÁNTATE

Haz que circule la sangre en tu cuerpo. Después de estar mucho tiempo sentado en tu oficina ponte de pie y camina, te sugiero al menos unos cuantos pasos alrededor de tu área de trabajo. Salir a caminar en las áreas naturales de la zona en donde vivimos nos saca de la rutina del día a día y nos desconecta de las relaciones y los patrones de vida que llevamos.

 

3.- ABRAZA

Empieza por abrazarte a ti mismo. Por más extraño que suene, el abrazo a nosotros mismos es reconfortante y muy sanador…Experimenta lo siguiente: en vez de dar la mano, saluda con un abrazo a los miembros de tu familia y a las personas con las que convives; pronto te darás cuenta que enriquece tu alma, fertiliza tu corazón y, lo más hermoso, es que también da frutos en las personas que reciben esta clase de caricias.

 

4.- ESCUCHA

El aprender a escuchar es una de las labores más difíciles que existen. Esto se debe a que nuestra voz interior no descansa y está pensando que contestar, o como refutar la información que recibimos de que la persona con la que conversamos, sin esperar a que dicha persona termine de hablar…

Aprender realmente a escuchar al otro y percibir lo que está sintiendo mientras nos habla, crea un lazo de comprensión y empatía maravilloso.

 

5.- SIENTE

Sentir significa estar vivo…

El sentir amor, emoción, gozo y alegría son una verdadera delicia. Enojarse y sentir dolor son sensaciones opuestas, pero también se apoderan de nuestro ser. La magia está en saber recibir cada emoción acompañada de sus efectos, con cordura y control, de tal manera que nosotros dominemos la situación, al no permitir que se conviertan en una forma de vida…

El dolor de un golpe fuerte simplemente nos llega, pero el sufrimiento y el drama es una opción que, con madurez, cada uno de nosotros debe aprender a manejar.

 

6.- CONFÍA

Existe una brújula natural en nuestro cuerpo que se llama corazón… ¡Esa, palpitación cargada de sentimiento a la que llamamos “corazonada” nunca nos falla!

Cuando alguien” te late” desde un inicio es porque las cosas saldrán perfectas; pero si algo” no te late”, y se enciende un foco rojo en tu corazón, hazle caso a ese llamado de alerta que se llama intuición; que no es más que esa luz que todos tenemos y poco utilizamos de percibir las cosas con una gran sensibilidad. Es importante tomar en cuenta este sexto sentido, después no te lamentes de algo que desde un inicio sentiste que no funcionaría.

 

7.- APAPACHA

Apapachar significa acariciar el alma…

Hacer una llamada, decir a los demás algún halago, tener un detalle, ir a tomar un café, dar un paseo, cocinar o emprender cualquier actividad recreativa con las personas que forman nuestro entorno, fortalece los lazos de amor y confianza que hacen que todos se sientan mejor.

 

8.- RECIBE

Aprender a recibir significa amarse a uno mismo y sentirse merecedor…

Este es un portal de abundancia que una vez que permitas que se abra en tu vida, seguirá fluyendo de formas inimaginables, llenándote de alegría al recibir tanto y de tanta gente.

¡Recibir todas las cosas buenas que mereces, fortalece tu alma!

 

9.- NÚTRETE

Perfectamente sabemos cuáles son los alimentos que nos nutren, cuáles los que nos sanan el cuerpo con cuáles se regeneran nuestras neuronas. Al menos una vez al día nútrete con alimentos altos en vitaminas y proteínas, además, no olvides beber dos litros de agua al día para que te sientas mucho mejor.

 

10.- CONÉCTATE

Convive solamente con las personas con las que puedas ser tú mismo y ser auténtico. Relacionarse con este tipo de personas le genera endorfinas a tu cuerpo y hace que en cada convivencia se puedan cristalizar las ideas más inimaginables, logrando así, maravillas que marcan un precedente y, muy posiblemente, dejarán huella en la humanidad