¿Tienes el Síndrome del FOMO?

fomo

Significa: “Fear of Missing Out” (FOMO). Se trata de un concepto relativamente nuevo que podría afectar a casi dos tercios de la población. Síntomas: experimentar que te estás perdiendo demasiadas cosas mientras los demás se divierten.

Gracias a los dispositivos móviles y a sus características como ubicuidad e inmediatez, se experimenta hoy en día, una explosión en las redes sociales. Todo esto ha hecho del FOMO uno de los más grandes problemas en la actualidad.

El miedo a perderse algo, es la forma moderna y digital de un miedo social más tradicional, es como experimentar una exclusión. FOMO se presenta entre los jóvenes de menos de 30 años; aparece cuando alguno se siente alejado o fuera de algún tipo de evento social en el cual no ha sido convocado o, por alguna razón, se lo ha perdido.

En Facebook, por ejemplo, muchas personas exponen fotos de sus vidas, suben imágenes de suculentas comidas, dan a conocer fiestas con los amigos, viajes alucinantes, momentos románticos etc. Pero nadie “cuelga” la bronca con su pareja.

Así, cuando un domingo por la tarde sentados en el sofá de nuestra estancia nos ponemos a contemplar esas instantáneas fantásticas que exponen nuestros amigos, nos podemos sentir muy desgraciados porque pensamos que nuestra vida no es interesante.

Es tanto lo que influyen en nuestra vida las redes sociales que te contagian y no puedes parar de consultar lo último en ellas. Por culpa del mal uso que le das a las redes no disfrutas de nada; es más, vas a la playa y sientes la necesidad de tener el móvil entre tus manos para informarte lo que están haciendo tus amigos.

Aparece, en cada momento, ese deseo y necesidad constante de estar conectados con todo lo que hacen los demás todo el tiempo, y lo más triste es que llegamos a perdernos de lo que estamos haciendo nosotros mismos.
En muchas ocasiones, nos gana ese absurdo impulso de enviar un tuit o postear algo en Facebook mientras vemos una película o disfrutamos de un show en vivo, y, por consiguiente, nos perdemos de lo que pasa frente a nuestros ojos por creer que podemos hacerlo todo al mismo tiempo.

Según un estudio realizado por la Universidad de Essex, tres de cada diez personas están afectadas por este síndrome conocido ya como: FOMO.

También se ha demostrado que el miedo a perderse algo surge básicamente de la envidia y del sentimiento de exclusión. Esto a su vez, provoca que pensemos que las vidas de los demás sean más interesantes que las nuestras y creamos que lo que vivimos es aburrido, por lo que evitamos compartirlo con los demás en redes sociales.

Finalmente la persona afectada por FOMO se siente muy vulnerable y es fácilmente manipulable.
¿La solución? Lo primero es admitirlo y luego poco a poco, evitar consultar constantemente las redes sociales. No hay que olvidar que contamos con la capacidad crítica para ver que lo que se cuenta en redes sociales son verdades a medias.

El consumo de tiempo libre pasa a ser otro motivo de preocupación. Al parecer para mucha gente quedarse un fin de semana tranquilo en casa se convierte en motivo de ansiedad. Nadie dijo que fuese fácil sobrevivir en las redes sociales.