Xavier López Ancona, Exportando diversión al mundo con Kidzania 

Una buena idea que surgió entre amigos bastó para cambiar su vida para siempre. De esta forma, nació un concepto que forma parte del juego más antiguo infantil: jugar a ser grande. Así se creó Kidzania hace 16 años y actualmente es una empresa mexicana con 24 parques y presencia en 20 países.

 

¿Cómo recuerdas tu infancia?

Tuve una infancia muy feliz, vengo de una familia muy grande. Somos 7 hermanos, y muchos primos, mi familia es muy unida yo era de los de en medio y siempre me tocaba ser como el organizador de todo, le decía a cada quien que hacer para crear, por ejemplo, para la típica casa de los sustos, o la obra de teatro para navidad, entre otras cosas. Además, me gustaba mucho ayudar a la gente, por ejemplo, iba a asilos y orfanatorios y era el mago; el punto era entretener y ayudar.

 

¿Qué querías ser de grande?

Mago, pero con el tiempo esta idea fue cambiando.

 

xavier2

¿Cómo inicia la idea de hacer Kidzania?

Un amigo se me acercó, yo trabajaba y manejaba capital de riesgo en General Electric. Mi amigo quería poner una serie de guarderías y quería entretener a los niños con actividades de juego de rol; su plan de negocio no era muy escalable y lo fuimos cambiando hasta que esta propuesta de juegos hiciera sentido a los niños, a los padres, a las escuelas y empresas. Con el tiempo el proyecto fue creciendo. Nunca nos imaginamos que la sencilla visión de sofisticar un juego de rol llegara tan lejos.

 

¿Cuáles fueron tus problemas para arrancarlo?

Como jóvenes emprendedores que éramos, cuando nos surgió esta idea nos topamos con problemas. Teníamos, entonces 33 años. El primer inconveniente era de credibilidad no estábamos trayendo algo de otro lado; esto más bien, era algo novedoso no existía en México, ni en ningún otro país . Se trataba de un tema nuevo. Ninguno de los dos veníamos de la industria del entretenimiento no éramos Televisa, o Six Flags, y no teníamos los recursos financieros, pero si tuvimos suerte porque fue un producto muy bien recibido por las empresas mexicanas y multinacionales que se sumaron al representar sus productos. Desde un principio, tuvimos el apoyo de ellas que creyeron en la idea y en el proyecto e invirtieron con nosotros para hacer Kidzania hace ya 16 años, en el Centro Comercial Santa Fe. Además desde que abrimos, todo el público se sumó en aceptación

Nuestro crecimiento fue orgánico, y después de 7 años nos venimos a Monterrey. Aquí empezamos con la ciudad de los niños y fue aquí donde nació todo este concepto de “historia emocional” que narra que los niños de todo el mundo se juntaron, se independizaron de los adultos y crearon su propia nación.

 

SIGNIFICADO 

Kidzania, significa: La tierra de los niños buena onda. Tiene mucho significado ania en latín quiere decir: tierra de…, y kid que es alemán y es el antónimo de kinder y zania que en inglés quiere decir: alocado, buena onda.

 

¿Cuál sería el consejo que darías a los emprendedores para no quedarse ahí, y realmente convertirse en empresarios?
Yo soy orgullosamente mexicano. Amo a mi país pero siento que desgraciadamente nos faltan emprendedores. Hay poca cultura en este tema, creo que ahora hay más interés promovido por el gobierno y las familias, y si noto un cambio radical de cuando yo empecé, ya que antes no había tanto apoyo. Hoy en día si veo que hay un ecosistema más grande. De hecho me invitan mucho a dar pláticas a emprendedores. Recuerdo que un día había un panelista que compartía conmigo el pódium, él hizo un ejercicio con los participantes en el auditorio y dijo: saquen una pluma y escriban en una hoja el nombre de 10 emprendedores mexicanos… Me llamó la atención que solo el 5% termino de escribir los 10 nombres de estos personajes. Eso te indica la poca cultura y conocimiento que hay en México sobre estos asuntos.
Los emprendedores no se convierten en empresarios. Hay muchos mexicanos que ponen un negocio que es exitoso, como por ejemplo, un buen restaurante, pero no crecen, no apuestan a largo plazo, no reinvierten, ni se reinventan, son muy conformistas; hasta se quieren retirar chavos, y la verdad pues no. Ser emprendedor es tener una visión a largo plazo.

xavier4

Siempre toma en cuenta:
1. No perder el foco. Si ya tienes algo que es exitoso, crece con eso y no trates de diversificarte.
2. Fomenta el crecimiento del equipo de trabajo. Para que una idea sea buena no es sólo la idea, sino como se lleve el equipo de trabajo participando en la idea y el resultado. Creo que muchos negocios tienen que invertir más tiempo y razonamiento en formar el equipo, esto a su vez hará que crezcan.
3. Tienes que trabajar y estar comprometido. No perder el piso… a chambearle y a crecer.

 

¿Tienen planes para que Kidzania entre a Estados Unidos?
Si, ahorita ya entramos a 20 países. Tenemos 5 etapas de crecimiento y una de ellas involucra a Estados Unidos. Para nosotros, llevar entretenimiento a ese país es como un sueño, sería algo así como venderle chiles a Hérdez. E.U.A. es el mercado más grande del mundo, caben 16 Kidzanias, es más sofisticado el concepto porque los niños norteamericanos han visto todo, y por lo mismo, es el mercado más competitivo.

Por otro lado, decidimos ya no buscar capital o accionistas sino dedicarnos a buscar ya directamente empresarios y ofrecerles una franquicia, con esto, encontramos a nuestro socio ideal. Estamos buscando ubicaciones en Nueva York, Chicago y Dallas.

 

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?
Yo estuve en el IPADE un año y luego estudié la maestría de tiempo completo a Chicago. Había un profesor muy famoso que se llamaba Jhon Ginebra que daba la clase de estrategia, cuando tuve la idea y el plan de negocios fui a rebotarlo con personas que admiraba y me podían dar un buen consejo, como él. Me dijo: “Me encanta tu negocio, te va a ir muy bien, pero vas a tener un problema, que cuando crezcas, no vas a tener a la gente para crecerlo”. Yo estaba preocupado por otras cosas como, conseguir el centro comercial, el dinero, los socios de industria etc., pero después de un año abrí y me di cuenta que tenía razón, si hubiera tenido un equipo de trabajo más sólido desde un inicio nos hubiéramos desarrollado más rápido de lo que estamos creciendo.

Cuando abrió Kidzania en México fue muy exitoso. Nuestro primer sentimiento fue vamos a llevarlo a Estados Unidos para que no nos copien la idea. Pusimos una oficina, conseguimos un equipo de trabajo, adquirimos una ubicación en Nueva York etc., con todo esto, empezamos a buscar socios, logramos que nos dieran la propuesta para invertir y fue ahí donde escuchamos lo siguiente: “Si yo fuera tú, no la toques”, lo dijo Howard Schultz de Starbucks. El otro consejo que coincidió fue de un grupo que se llama Cateton Partners, “Nos gustaría ser su socios pero no están listos, cualquier cosa que salga mal van a perder su negocio, entonces, si yo fuera tú…primero crece en México y franquicia fuera de México y cuando esté listo todo, entonces ven a Estados Unidos.” Fue así como cambiamos nuestra estrategia, abrimos en Monterrey, empezamos a franquiciar a Japón y nos esperamos para llegar a Estados Unidos. Creo que ese fue el consejo en un momento clave.

 

¿Cuál es la satisfacción más grande?
Me encanta mi equipo de trabajo, muchos de ellos han crecido, y han aprendido y siguen con nosotros desde hace 15 años. Ellos están conmigo en esto, forman parte de los éxitos y los fracasos. Otro punto es considerar que si pasa Kidzania a la historia como una empresa mexicana que está creciendo en lugares donde no hay empresas mexicanas de esta naturaleza es decir, llevando un poquito el nombre de nuestro país a países como Arabia Saudita, en Kuwait en Indonesia, Japón; esto me llena de orgullo. Además tomemos en cuenta que somos una empresa que estamos no sólo para generar utilidades, sino que contribuimos socialmente para hacer un bien; es importante para nosotros, tener resultados con propósito y por lo mismo, nos enfocamos mucho tratar de hacer siempre un producto enriquecedor a los niños, fomentando valores y educación. Estamos muy apostados en un balance que sea además de un negocio promotor de responsabilidad social. Creo que hay una frase: “hacerlo bien y hacer el bien al mismo tiempo no está peleado”.

 

¿Qué disfrutas hacer aparte de tu trabajo?
No tengo hijos pero tengo 16 sobrinos y me encanta llevármelos de viaje. Los llevo a esquiar y bucear una vez al año. Me encanta conocer lugares, gente, disfrutar de otra comida y mi trabajo me lo permite, ya es que estoy la mitad del año fuera de México. Es así como conozco países que de plan turismo nunca irías.